Fitch cambia a negativa la perspectiva de la calificación de México

La agencia calificadora Fitch Ratings revisó la perspectiva de la calificación de México de estable a negativa, citando un aumento de los riesgos bajistas para la segunda economía de América Latina y los desafíos que esto podría plantear a la estabilización de la deuda pública.

La nota se mantiene en 'BBB+', rango que ostenta desde el 8 de mayo de 2013. 

La revisión refleja un aumento en las proyecciones bajistas para el crecimiento y los desafíos que plantearía la estabilización de la deuda pública, dijo la firma en un comunicado.

Fitch estima que la deuda general del Gobierno mexicano alcanzaría alrededor de un 47 por ciento del PIB en 2017.

Además, señaló que la victoria de Donald Trump en la elección presidencial de Estados Unidos incrementó la incertidumbre económica y la volatilidad de precios de los activos en México.

Y destacó que la depreciación del peso frente al dólar puede afectar a la inflación.

"Fitch cree que la demanda interna y el crecimiento económico sufrirán por mayor incertidumbre económica que refleja dudas sobre la posible renegociación del TLCAN y las políticas de inmigración estadounidenses, la volatilidad del peso, la continua caída de la producción de petróleo y el endurecimiento de la política económica", dijo.

"Una inflación más alta también podría obstaculizar el crecimiento del consumo. Pese a un peso más competitivo, la debilidad de la producción industrial estadounidense ha obstaculizado el desempeño de las exportaciones manufactureras de México", agregó.

La calificación 'BBB+' de México, dijo,  está respaldada por la diversificada base económica del país y un historial de políticas económicas disciplinadas que han anclado la estabilidad macroeconómica y frenado los desequilibrios.

En agosto pasado, la agencia Standard & Poor's también rebajó la perspectiva de la calificación que da a México (BBB+), citando expectativas de un aumento en la deuda gubernamental.

También en mayo, Moody's revisó a la baja la perspectiva de la calificación que da al país ('A3), debido al débil desempeño económico y dificultades externas.

El Gobierno mexicano prevé que la economía crecerá entre un 2.0 y un 2.6 por ciento en 2016 y un 2.0-3.0 por ciento en 2017.

El banco central tiene pronósticos más moderados, de entre un 1.8 y un 2.3 por ciento para 2016 y para el 2017 de un 1.5 a un 2.5 por ciento. 


Compartelo