NUEVO AEROPUERTO DE LA CIUDAD DE MÉXICO, ¿ESTARÁ LISTO PARA 2020?

El gobierno federal se comprometió a que el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México iniciará operaciones el 20 de octubre de 2020. La meta podría quedar corta dado el nuevo esquema de licitación y los retrasos en la adjudicación de los contratos.

De acuerdo con la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), las fechas pueden estar en riesgo por la reorganización que se hizo al calendario de licitación de las obras.

El gerente del proyecto, Parsons, y el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), modificaron el esquema inicialmente planeado en un paquete de 21 licitaciones, que se modificó a 8 paquetes con 49 licitaciones.

En el plan inicial, el último contrato del poyecto se adjudicaría en agosto de 2017, pero ahora será en junio de 2019, citó la OCDE en un reporte sobre el NAICM, en el que ahora las fechas para las pruebas estarán más cercanas a la entrada en operación del aeropuerto.

“Si bien GACM y Parsons han reorganizado los paquetes con miras a respetar la fecha objetivo de octubre de 2020, prórrogas adicionales para realizar los procesos de contratación pública podrían poner en riesgo dicho plazo”, indicó el documento dado a conocer el mes pasado por la OCDE.

A lo largo de 2016, licitaciones como las de las pistas 2 y 3, la torre de control y la terminal del aeropuerto presentaron retrasos de alrededor de un mes en su adjudicación.

“De acuerdo al número de participantes en las licitaciones, el riguroso proceso de evaluación de las propuestas, el propio GACM amplía el plazo que inicialmente se consideró para emitir el fallo con el propósito de que el mismo cuente con las mejores condiciones en cuanto a precio, calidad y oportunidad para el Estado”, indicó el GACM en respuestas vía electrónica a la petición de entrevita que hizo Expansión.

Un factor para la ampliación de los plazos han sido las juntas de declaraciones, ya que en las bases de licitación sólo se consideró una junta y al final fueron tres en el caso de las pistas, por ejemplo. Para las pistas 2 y 3, GACM recibió cerca de 7,000 preguntas de los licitantes.

“Son cantidades que no imaginamos. Los concursantes han emitido un gran número de preguntas, lo que ha alargado los tiempos definidos para la presentación de las propuestas”, explica GACM vía correo electrónico.

El alto número de preguntas que recibió el Grupo no fue justificación para que se aplazara la licitación de las pistas, consideró Fernando Gómez, consultor independiente de sector aeroportuario. “Un concurso no se retrasa por tantas preguntas, sino por indefinición”.

Agregó que las consecuencias de aplazar las licitaciones se reflejan en costos y los plazos para las siguientes obras. “Los concursos van concatenados uno a otro, si se detiene uno se desfasan los otros, y esto es delicado, porque podría retrasarse la entrada en operación de la primera etapa”.

Pese a los retrasos, el tiempo de ejecución del proyecto no se ha afectado. “A la fecha, la ruta crítica base del proyecto del NAICM no ha sido afectada”, menciona el Grupo en respuestas vía electrónica.


Compartelo