Economistas ven inflación alta y tipo de cambio caro en 2017

Los economistas del sector privado muestran más pesimismo sobre la economía mexicana, ya que recortaron su previsión de la tasa de crecimiento económico, además de que anticipan un tipo de cambio más caro y una inflación más alta durante 2017.

Para el próximo, el Producto Interno Bruto (PIB) de México será de 1.60%, respecto al 1.72% proyectado por los analistas y consultores económicos en noviembre, de acuerdo con la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado: Diciembre de 2016, realizada por el Banco de México (Banxico).

El sondeo recabado por el banco central entre 33 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero explica que lo pronósticos a la baja sobre el crecimiento económico para 2017 suman dos años consecutivos sin mostrar un cambio. Es decir, que los especialistas nunca han proyectado un alza del PIB del país.

“Las expectativas de crecimiento del PIB real para 2016 permanecieron” sin cambios respecto a la encuesta de noviembre, cuando proyectaron una tasa de 2.08%, señala el documento.

Para finales del próximo año, las perspectivas del tipo de cambio se revisaron al alza, respecto a la encuesta de noviembre, cuando veían una cotización de 20.89 pesos por dólar. Ahora, los economistas anticipan un tipo de cambio de 21.21 pesos por dólar.

“Para el cierre de 2017, las perspectivas de inflación general y subyacente aumentaron en relación al mes previo”, comenta el organismo presidido por Agustín Carstens. En el próximo año, los economistas ven una inflación general de 4.13%.

Los especialistas consideran que los principales factores, que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México, son la debilidad del mercado externo y la economía mundial con 19% de las respuestas. Este obstáculo viene ocupando el primer puesto desde diciembre de 2015.

Otro de los elementos, que pueden frenar el comportamiento del país, es la inestabilidad financiera internacional, la inestabilidad política internacional, la plataforma de producción petrolera, la incertidumbre cambiaria y los problemas de inseguridad pública.


Compartelo